¡Es el azúcar, estúpido!

No puedo resistir el compartir con vosotros un documental que vi ayer, día de Navidad. Días dulces para documentales… bueno, no tan dulces: fedupmovie.com, de Stephanie Soechtig, es una historia de terror amarga, muy amarga. ¿Creías que yéndote a correr una hora, después del polvorón o del mantecadito de canela ibas a expiar tus pecados? ¡Error! El ejercicio es importante, sí, pero lo fundamental es qué comemos, y ojo aquí que no he dicho cuánto sino qué. Porque como bien explican en Fed Up, no es lo mismo una caloría ingerida en forma de grasa, que una en forma de azúcar, o que otra en forma de proteína. Y las tres las procesa el cuerpo de distinta forma. E igualmente, claro, la cantidad que necesitamos ingerir de cada uno de los tres ingredientes es diferente para una misma cantidad calórica equivalente. O sea, que de nada vale mordisquear un pimiento crudo para cenar mientras tomas sorbos fugaces de tu Coca Cola.

Esto no es nada nuevo, de acuerdo, pero quédate conmigo: ¿qué tal si hablamos de los alimentos “light”, o en castellano cervantino, livianos? ¿Por qué están igual de buenos si no tienen grasa? Yo no sé vosotros, pero a mí la leche desnatada me revienta, incluso la de Santa Gadea, oye, seamos honestos… sabe a cartón. Pero con eso y con todo… los alimentos “light” causan furor, y eso será porque saben a gloria. ¿El truco? Sé que ya te has dado cuenta: el azúcar añadido. ¡El azúcar! ¡Mmmmm! ¡Yo también me comería un litro de yogur 0% grasa, si no supiera que sabe a algo porque lleva azúcar! Antes lo hacía, y era el azúcar lo que me pirraba de estos alimentos desgrasados, mutilados. ¡Es el azúcar, estúpido! Un ejemplo:

¡Y tachán!:

Cual Belcebú, el azúcar tiene muchos nombres (los pongo en inglés): Agave, Barbados Sugar, Beet Sugar, Brown Sugar, Brownulated Sugar, Buttered Syrup, Cane Juice, Cane Sugar, Cane Syrup, Caramel, Carob Syrup, Castor Sugar, Confectioners Sugar, Crystalline Fructose, Date Sugar, Demerara Sugar, Dextran, Dehydrated Cane Juice, Evaporated Cane Juice, Evaporated Cane Syrup, Evaporated Sugar Cane, Florida Crystals, Free Flowing Brown Sugar, Fructose, Fructose Crystals, Fruit Juice, Fruit Juice Concentrate, Glazing Sugar, Golden Sugar, Golden Syrup, Granulated Sugar, High Fructose Corn Syrup (HFCS), Honey, Icing Sugar, Invert Sugar, King’s Syrup, Maple Sugar, Maple Syrup, Molasses, Muscovado, Panocha, Powdered Sugar, Raw Sugar, Refiners’ Syrup, Sorghum, Sorghum Syrup, Sucanat, Sucrose, Superfine Sugar, Table Sugar, Treacle, Turbinado Sugar, White Sugar, Yellow Sugar… zzZZzzZZ…ZzZZZZZzzz…

En este artículo puedes ver algunos ejemplos de las dos posibles versiones de un mismo alimento (en ambos casos suele estar procesado): la versión normal y aquélla baja en grasas (y de regalo hiperinflada de azúcar en un +20%, de media).

¿Por qué todo esto? Bueno, podríamos meternos en teorías de la conspiración de gente malísima habitando el Pentágono, pero nos darían las uvas. Lo que sí es cierto es que hay un exceso de producción de maíz en muchos países (EEUU y Europa, por poner dos ejemplos). En vez de comprar a países que naturalmente pueden cultivar la caña de azúcar, se hacen un Juan Palomo, yo me lo guiso y yo me lo como: producen maíz a mansalva para tooooodo tipo de cosas, desde maíz, el amarillo, hasta petróleo, pasando por maíz procesado para siropes, endulzantes, almidones, piensos y un largo etecé:

¿Consecuencias de esto?

1. La epidemia de Occidente: la obesidad. ¡Y no es sólo por comer demasiado, que también, sino por comer tan rematadamente mal! Porque lo cierto es que se hace muy difícil escapar de los 480.000 artículos presentes en las estanterías de los supermercados de EEUU que tienen azúcar añadido… de los 600.000 que hay en total. En los últimos 30 años (y perdón a los americanos por hablar siempre de EEUU, pero es que Fed Up habla de EEUU), se ha triplicado el número de obesos en aquel país, lo que obliga a Sanidad a destinar aproximadamente 150 billones de dólares anuales sólo para combatir la obesidad.

2. Otra epidemia en ciernes frente a la que no sabemos cómo habrá que actuar: la diabetes tipo II. En 1980 había 0 casos registrados de diabetes tipo II en EEUU entre adolescentes (de 8 a 19 años)… en 2010 se registraron 57.638. Este tipo de diabetes es prevenible pero incurable, y habrá que pagar los tratamientos durante toda la vida del que lo sufre. De nuevo, haced cuentas pinchando en los dolarillos: $$$$$$$$$$$.

Y eso que nos habían metido en todo este follón azucarado, meloso, dulce, acaramelado y dulzón… ¡por la pasta! Al estar el maíz subvencionado en muchos países (de nuevo, en EEUU, 1,28 billones de dólares anuales a cosechas destinadas a la producción de aditivos para bebidas y comida procesada), sale a cuenta gastarse un poquito en endulzar los alimentos, hacerlos adictivos, y tener un ejército de yonquis obesos en tu país. Resumen: el 51% de los norteamericanos o es obeso o, sin serlo aparentemente, lo es al menos metabólicamente.

Pero ojo que en la España del viejo potaje, del cocido pedregoso y de la olla de más de vaca que carnero, no le vamos a la zaga a los yanquis. Y como estos endulzantes son más adictivos que la cocaína, el resultado es:

Feliz y azucarado día…

www.santa-gadea.com

Posted in Sin categoría.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.