Granja ecológica Santa Gadea

San Cristóbal de Rioseco, un pequeño pueblo a las orillas del río Ebro, pertenece al municipio de Valle de Manzanedo, y es sólo uno entre los quince pequeños núcleos de población existentes en su jurisdicción.

Al tener una gran extensión, en las Merindades confluyen varios elementos geográficos: la Meseta Castellana, el Valle del Ebro y la Cordillera Cantábrica, y esto convierte a la comarca en un espacio a caballo entre la España húmeda cantábrica y la España mediterránea seca.

Es tierra de macizos montañosos y valles descubiertos, que soportan nieves prolongadas y fuertes lluvias. Es común la vegetación de matorral (brezo, madroños, tojos, enebros y helechos), así como los robles, quejigos, encinas, hayas, sabinas y enebros. Son habituales también los ejemplares aislados de arce, manzano y peral silvestres, tilo y cerezo.

Los bosques guardan celosamente los escondrijos de corzos, jabalís, zorros, comadrejas, gatos monteses y tejones, mientras que los roquedos encierran poblaciones notables de buitres y alimoches.